– Alvaro, nos cuentas que estás en Basilea, ¿cuánto llevas ahí?
Bueno, aunque suene a tópico, estoy en Suiza por la situación que atraviesa España. Llevo ya 9 meses en Basilea, y creo que de momento, va para largo. Tras acabar la carrera y valorar las ofertas que tenía en España y a las que podría aspirar en el extranjero, tomé, creo, la mejor decisión posible. Mientras estaba cursando el PFC, disfruté de una beca de colaboración en un estudio en Innsbruck (Austria) y fue ahí donde me di cuenta de las posibilidades que tenía de trabajar en el extranjero.

 – ¿Cuál fue tu “modus operandi”, tras decirle adiós a la escuela, en A Coruña?
Pues, he intentado trabajar en España. Cuando acabas la carrera, tienes muchas ganas de meterte en el mundo laboral. Salimos de la Universidad, con la ilusión, de dejar atrás la época de estudiante y empezar una nueva etapa. El problema, es la situación con la que te encuentras.

Lo primero que hice, fue tomarme un tiempo de dedicación personal, de viajar, estar con la familia, amigos… pero al poco tiempo te llama la necesidad de trabajar, de hacer algo, de estar ocupado. El shock es bastante grande, pues sales saturado de la Facultad, sin tiempo para ti, y de un día para otro, ves que tienes todo el tiempo del mundo para no hacer nada…

Una vez pasado eso, decidí probar suerte en esto de la búsqueda de trabajo. Haces tu portfolio, tu CV, tu carta de presentación.. y te pones a enviar e-mails como un loco. Consigues alguna entrevista en el mejor de los casos pero, cuando sales, te das cuenta, que casi era mejor no haberla hecho. Las condiciones que te ofrecen son lamentables en la mayoría de los casos.

– ¿Mucha diferencia entre Suiza y España en el proceso proyectual/constructivo?
Bueno, aquí, todo va muy despacio, y no dan un paso en falso. Van siempre, sobreseguro. No existe la posibilidad de fallo o de improvisación. Los plazos se cumplen estrictamente, sino el responsable, es penalizado, bien sea el ingeniero, arquitecto o incluso el personal obrero. Se dedica mucho tiempo a la fase proyectual, de diseño. En temas constructivos y estructurales, se hacen reuniones con especialistas de todos los campos.

Por supuesto, la tipología constructiva es totalmente diferente a la española. La densidad de población, y el estilo de vida, el clima… también lo son, asi que no es mas que la consecuencia de sus costumbres. Pero la gran diferencia, es que aquí cualquier persona puede construir su propia casa. El arquitecto, por así decirlo, un experto, pero si tu tienes un terreno y puedes y quieres edificar, no necesitas la firma de un ingeniero o arquitecto, simplemente el visado del proyecto.

– ¿Tienes pensado volver pronto?
Hombre, eso nunca se sabe. De momento, la verdad, que estoy contento aquí y las condiciones de trabajo son muy buenas. No tengo pensado moverme en una temporada, pero no descarto hacerlo en un futuro, no es un país donde viviría toda mi vida. . Viajar, vivir en otro país, te da la oportunidad de aprender cosas constantemente, ser mas tolerable y abrir tu mente no solo en el campo de la arquitectura. Volver a España si que me gustaría. Es tu país, tus costumbres, tu idioma… pero tal y como esta el panorama no creo que vuelva en un periodo corto de tiempo.. pero nunca se sabe…

– LLegas a Suiza, y… dificultades y facilidades con las que te encuentras.
Facilidades…pocas. Es un país que no pertenece a la UE, así que todos los temas burocráticos son diferentes. Tienes que hacer un montón de papeleo, y como es costumbre aquí, eso se traduce a CHF… es decir.. hay que pagar por todo. Tienes que estar atento a tenerlo todo en regla, pues al ser un país con una tasa de inmigración muy alta todo esta muy controlado. El permiso de residencia esta directamente relacionado con tu contrato laboral. Una vez consigues un contrato indefinido, consigues también un permiso de residencia de 5 años de duración. El permiso de residencia es lo mas importante, porque en función del que tengas tienes mas facilidades. A la hora de buscar piso, de hacer cualquier contrato.. para todo necesitas presentar este documento.

– ¿Te costó manejar el idioma? ¿Cuál es el prioritario para el studio?
Bueno, uno de los principales motivos que me hizo venir a Basilea se puede decir que fue el idioma. Yo había estado de Erasmus en Graz (Austria) y allí estuve estudiando un año alemán. Conseguí sacar el nivel B1, pero a la hora de ponerlo en práctica es difícil. Al año siguiente, cuando estuve en Innsbruck, mi alemán no evolucionó nada, mas bien todo lo contrario, asi que esta vez me lo tomé como una segunda oportunidad de aprender el idioma. El problema fue cuando llegué aquí. Aquí se habla suizo-alemán, que no es un idioma, sino un dialecto pero imposible de entender. Muchos de mis compañeros en la oficina son alemanes y a veces tienen problemas para entenderlo. De momento trabajo en inglés, pues con la gente que trabaja en mi equipo hablan inglés, pero ya me han dicho que tengo que empezar a hablar en alemán.

 – Al llegar.. ¿Qué requisitos te exigieron para trabajar?
Ha sido un poco de rebote. Estando en España había hecho alguna entrevista de trabajo en Suiza por Skype pero no tenía ninguna respuesta inmediata. Asi que después de un tiempo, decidi irme a probar suerte a Holanda.  Una vez que me compre los billetes, a los dos días me llaman desde Basilea para decirme que había conseguido el puesto en una de las oficinas con las que había hecho la entrevista. Aun así, y con la aceptación del trabajo, me fui a Holanda pero ya como unas minivacaciones. Estando allí, hice un par de entrevistas que tenia acordadas antes de saber nada. Ninguna de ellas me mejoraban las condiciones de Basilea, asi que a los 10 dias ya estaba trabajando en Suiza . Fue todo muy rápido. A los pocos días de llevar trabajando me comunican desde Coruña que me habían concedido la beca Leonardo para irme a Berlín. La beca era solo de 3 meses y el contrato que había firmado era por un año. Al principio tuve algunas dudas, pero al final la rechacé. El hecho de dejar todo habiendo llegado unos días antes, con un contrato de trabajo, un piso… por irme a Berlín, sin saber en que estudio iba a trabajar y por solo 3 meses me tiró para atrás. No obstante, al mes y medio de llevar trabajando, una de las oficinas donde había enviado mi CV desde España  me llama para hacer una entrevista en Basilea. Me mejoraron el contrato que tenía donde estaba y a los 15 dias empece a trabajar en el estudio donde ya llevo 8 meses.

En todas las entrevistas me pidieron lo mismo, CV y portfolio. Saben cómo está la cosa en España y que salimos bien formados y con ganas de trabajar así que aunque no dominemos el idioma tenemos muchas oportunidades. Luego es empezar a desenvolverte, a conocer gente y demostrar como trabajar, el resto, cuestión de tiempo.

– ¿Fue largo el proceso, hasta llegar al studio en el que estás?
Hasta el momento he tenido mucha suerte y todo me ha ido relativamente bien. Si que te esfuerzas en enviar CVs, en hacer tu portfolio lo mejor posible y venderte bien pero luego tiene su recompensa. Emplee todos los posibles… desde enviar CVs por email, entregarlos en persona, hacer entrevistas por Skype.. todo sirve si lo que realmente quieres es encontrar un trabajo y seguir aprendiendo. Es verdad que algunas oficinas son mas reaceas al tema de las entrevistas por skype, pero también son conscientes de las distancias y lo que cuesta desplazarse para una entrevista, asi que hablando se intenta llegar a un acuerdo.

– Que le recomendarias a alguien que acaba de acabar la carrera y se plantee que hacer?
Lo primero que le recomendaría sería que se tomase un tiempo libre. Que viajase y que pensase bien qué es lo que realmente quiere hacer. Hay muchas y diferentes salidas. Yo hable con arquitectos que se dedican a otras cosas que estar en un estudio de arquitectura delineando planos o proyectando. Cada uno tiene que saber que es lo que realmente le gusta y que es lo que realmente quiere hacer. Pero principalmente le diría que se tomase su tiempo, que viajase y que disfrutase del placer de no hacer nada durante un tiempo.

– Que consejos darias a alguien que quiera irse como en tu caso a Suiza.
Le diría que es un país muy diferente a España, tanto en lo bueno como en lo malo. Es una experiencia que te enseña muchas cosas positivas y en la que aprendes algo todos los días. Actualmente hay mucha oferta laboral y muy poca tasa de paro. Estamos relativamente muy cerca de España. Si que le diría que se informase bien de todos los trámites que tiene que hacer para tener el permiso de trabajo y le animaría a vivir la experiencia. Somos jóvenes y aun nos queda mucho por vivir. Tiempo tendremos de volver a vivir en España. Y si se viene a Basilea que me traiga un par de botellas de sidra y una fabada aunque sea de la litoral!

– ¿Crees que elegiste bien al irte a Suiza o hoy por hoy?, ¿preferirias haberte ido a otro pais? ¿A cual?
Ahora que estoy aquí y viviendo el día a día creo que hice una buena elección. Hay mucho trabajo y te valoran mucho. Eres uno mas de la oficina y siempre puedes dar tu opinión.  Al principio tuve mis dudas pero supongo que una vez que te instalas, allá donde vayas, conoces gente y te gusta tu trabajo, dejas de pensar en lo que pudo haber sido. Si que es cierto que a veces echo en falta mas actividad en la ciudad, o vivir en una ciudad mas grande pero por ahora estoy bien. Esta muy bien situada y puedes hacerte escapadas de fin de semana.

Desde un principio barajé 4 opciones, Holanda, Alemania, Austria y Suiza, pero al final si encuentras algo que realmente te gusta intentas adaptarte a la situación.

Entrevista realizada por sin perder el norte

Desde en transito mostrar nuestro agradecimiento tanto a sin perder el norte como a Álvaro González, por la cesión de esta entrevista.