1379439483_951716_1379442823_noticia_normal

Sheila González posando para Españoles en Argentina | Ricardo Ceppi | elpais.com

Bernat Sanz es un arquitecto barcelonés de 36 años. En 2010 perdió el trabajo y comenzó a dirigir un bed and breakfast en su ciudad, pero quería volver a su profesión y en 2012 decidió junto a su esposa probar suerte en Buenos Aires. Ella consiguió empleo al mes de llegar. “A mí me costó”, cuenta Bernat, que se apuntó como profesor ad honorem en la Universidad de Buenos Aires para comenzar a tejer una red de contactos. Casi un año después consiguió un empleo en un estudio de arquitectos para emprender un proyecto de urbanismo en un municipio de la periferia pobre de la capital, Moreno. “El ambiente de trabajo es más relajado, pero se trabaja igual o más”, describe Bernat, padre de una niña de dos años.

Este arquitecto de Barcelona encuentra desafiante la desigualdad social, y no la inseguridad, de la que tanto hablan los argentinos e incluso algunos españoles: “Hay realidades duras a las que los españoles no estamos acostumbrados. Vas al Gran Buenos Aires (periferia) y hay mucho contraste. No todo es Palermo (barrio de moda de la capital). Puedes tener rechazo por esa realidad, pero te acostumbras y eso es malo. A mí la injusticia me genera mucha rabia”.

[…]

Alejandro Rebbosio

+ artículo publicado en El País