El sistema de atención sanitaria sueco es un sistema financiado con fondos públicos. La atención sanitaria está controlada por los 21 Landsting (Consejos de Condado de Suecia) de Suecia, que actúan sobre las recomendaciones generales del parlamento, y delegan el control local a los municipios.

El Estado financia la mayor parte de la atención sanitaria. El estado paga aproximadamente el 95% de los gastos médicos. Y el paciente paga una cantidad inicial de aproximadamente 350 SEK (coronas suecas) o 35 euros, pero al llegar a la cifra de 100 euros o 1000 SEK en un mismo año cualquier otro tratamiento que se necesite es completamente gratis. En los hospitales (sjukhus) te dan una tarjeta donde se va apuntando lo que vas pagando si tienes que ir a muchas consultas para que tú mismo lleves el control de lo que has pagado. Hay gastos que no se incluyen y que tiene que pagar la persona, como por ejemplo algunas pruebas o chequeos o el sistema de ambulancia dependiendo de si es uno mismo quien lo solicita o es un médico en alguna clínica (vårdcentral) quien hace la remisión.

Cuando un médico declara a un paciente enfermo por la razón que sea (mediante la firma de un certificado de enfermedad o incapacidad), al paciente se le paga un porcentaje de su salario diario normal a partir del segundo día. Durante los primeros 14 días, el empleador tiene la obligación de pagar ese salario, y después de eso el estado paga el salario hasta que el paciente es declarado apto. El estado también reembolsa a los pacientes por los gastos de viaje hacia y desde la clínica u hospital.

+ forsakringskassan.se